Para muchos ciclistas, una de las mejoras más económicas y útiles que se puede hacer en una bicicleta, es la instalación de pedales automáticos. 

Los defensores de los pedales automáticos en general los defienden argumentando que son más eficientes, te hacen ser más rápido y te aportan un mayor control sobre la bicicleta.

En el ciclismo en ruta, es realmente difícil encontrar a alguien que utilice y defienda los pedales de plataforma, pero no es tanto así en el mundo del Mountain Bike.

Vamos a ver cuales son algunas de las ventajas de ambos tipos de pedales para ayudarte a decidir cuáles se adaptan mejor a tu estilo.  

Pedales Automáticos

Si nos centramos en el MTB, podemos decir que los pedales automáticos son muy pequeños y compactos en comparación con los pedales de plataforma. Un claro punto a favor para enfrentarse a single tracks estrechos y llenos de giros rápidos.

Permiten al ciclista tener una técnica menos depurada. Con los pedales automáticos es mucho más fácil levantar la rueda trasera o colocarla para pasar por zonas difíciles que con los pedales de plataforma.

Aportan una gran seguridad en bajadas fuertes y zonas técnicas ya que sabes que las posibilidades de que el pie se te escape del pedal son realmente bajas. Del mismo modo que puedes “defenderte” de una caída si eres capaz de liberar y utilizar tus pies de forma rápida y efectiva.

La tecnología aplicada las zapatillas para pedales automáticos está mucho más avanzada en comparación con las zapatillas para pedales de plataforma. En este sentido, contar con unas zapatillas más ajustadas, ligeras y que responden mejor a las situaciones húmedas es toda una ventaja.

Eficiencia de pedaleo. El hecho de que nuestro pie está conectado al pedal hace que la eficiencia de pedaleo se multiplique ya que no solo evita que tengamos que reposicionar nuestro pie en subidas, transiciones y bajadas técnicas si no que además, nos permite aplicar fuerza en la subida del pedal, no solo en la bajada. Lo que suele generar una mayor cadencia y vatios.

Ya hemos visto un poco por encima cuales son las principales ventajas de los pedales automáticos, ahora es el turno de los pedales de plataforma.

Pedales de Plataforma

La posibilidad de caminar cómodamente. En casi todas las salidas en bicicleta hay tiempo para pedalear, pero también para caminar. No es lo mismo hacer un tramo complicado pie a tierra con las calas bajo las zapatillas que hacerlos con unas zapatillas sin calas.

Para muchos ciclistas, el uso de los pedales de plataforma hace que la bicicleta tengamos que “manejarla” con todo nuestro cuerpo, lo que supone una mayor concentración e implicación muscular.

A muchos ciclistas les aporta una gran seguridad a la hora de enfrentarse a tramos muy técnicos ya que les permite bajar un pie o rodar un poco más despacio sin miedo a una caída.

Un ciclista de MTB acostumbrado a rodar con pedales plataforma en general, va a disfrutar de una mejor técnica, al no poder “apoyarse” en los automáticos para levantar la rueda de delante o detrás, o para aprender a aprovechar las suspensiones de la manera más adecuada por ejemplo.

Otro punto a favor es Sam Hill. “Solamente” ha ganado 6 medallas de oro en el Campeonato Mundial de Ciclismo de Montaña entre 2004 y 2010 utilizando pedales de plataforma. ;) 

Resumen

Una vez hemos visto las principales ventajas de los dos tipos de pedales vamos a ver cuales son más rápidos.

En general las distintas pruebas que se han realizado demuestran que los pedales automáticos ayudan al ciclista a generar más vatios, entre un 15% y un 30% más, especialmente en los sprints y en los movimientos explosivos como los ataques o las salidas en downhill, por lo que podemos decir que los pedales automáticos son más eficientes a la hora de generar velocidad, potencia y cadencias más estables.

Viendo las ventajas de cada tipo de pedal, un ciclista que domine bien el enganche y desenganche de los pedales automáticos y que cuente con buena técnica de pedaleo puede sacar una gran rendimiento, tanto en ciclismo en ruta como en MTB.

Si aún no utilizas pedales automáticos, puede que haya llegado la hora de que les des una oportunidad. Puede que cambien la forma en que ruedas, para siempre.