El MTB mola y hay muchas cosas que lo hacen especial y que lo disfrutemos del modo en que lo hacemos y cuando llevas suficiente tiempo practicándolo, te das cuenta de que hay una serie de cosas que se te hacen casi normales aunque no lo sean tanto. Ese es el momento en que de una vez por todas,  te conviertes en un Mountain Biker de verdad.

Caerse

Cuando hacemos deporte es normal tener accidentes y ell Mountain Bike no es diferente en este caso. Además de caernos cuando practicamos MTB no es tan raro rompernos algún hueso, y el más habitual es la clavícula. El lado positivo es que en 6-8 semanas tu hueso estará totalmente recuperado y podrás volver a subirte a la bici. Lo decimos en serio, súbete a la bici porque cuanto más tiempo pase….más te costará quitarte el miedo.

Derrapar

Aprendimos a derrapar cuando éramos pequeños y los disfrutábamos como enanos, especialmente si eran largos y hacían ruido, pero los derrapes nos son cosa del pasado, forman parte del catálogo de trucos de cualquier Mountain Biker que se precie. 

Cuando sales de in single track o de un trail especialmente disfrutón lo más habitual es derrapar para celebrar el subidón por lo que no te extrañes si vas a otros riders hacerlo y súmate a la fiesta.

Golpearse la espinilla

Pocas cosas apetecen menos que dejarte la espinilla en un pin del pedal pero pasa; y mucho. Si no es en la espinilla, puede que en tu caso sea más habitual tener cicatrices en el gemelo pero lo que está claro es que los pedales son expertos en dejarnos marcas bien dolorosas. Si sangra, puedes llorar aunque seas un adulto, si no lo hace, tienes que apretar los dientes, sonreír y seguir con tu vida, no lo decimos nosotros, es la ley del Mountain Bike, eso si, estos golpes te dejarán una marca que cualquier otro Rider de verdad podrá ver y saludarte como a un igual. 

Redondear los Tornillos

Siempre hay algún tornillo que por la razón que sea, nos gusta apretar hasta que no podemos más y eso, suele tener sus consecuencias. Cuando quieres aflojarlo, están tan duro que terminas redondeando el tornillo y haciéndolo inservible. Tienes suerte si esto te pasa con un solo tornillo, para evitarlo ya sabes que tienes que aprender a templar los tornillos y a utilizar la llave adecuada sin prisa y con tiento. 

Romper el desviador trasero

Cuando ocurre siempre es muy lejos de casa y sabes bien que no es una pieza barata pero, cuando te ocurre, sabes que por fin estás en el club del Mountain Bike. 

Las vacaciones

Si todo va bien, cada año te irás de vacaciones, primero con la familia, luego con amigos, luego con tu pareja…y después será con tu pareja y la bicicleta y probablemente terminarás yendo solo con tu bicicleta. Ese es el ciclo de la vida del Mountain Biker. 

Dejarse material en casa

Llegas al parking sacas la bicicleta y cuando la vas a montar…no tienes el eje delantero o te has dejado la multiherramienta en casa. Esto ocurre con mucha facilidad y siente realmente mal cuando lo hace pero le pasa también a los mejores. Bueno a Nino no le pasa pero al resto de los mortales, si. Bienvenid@ al club. 

Las camisas de Franela

Todos los deportes tienen su estilo y las camisas de franela no pueden faltar en el mountain bike. Si llevas una, no necesitarás ir sobre tu bicicleta, todo el mundo sabrá que eres un rider con nivel ;)