Consejos para nadar en aguas abiertas

La natación en aguas abiertas no tienen nada que ver con tus entrenamientos en la piscina por lo que vamos a darte unos cuantos consejos para enfrentarte al reto.

  • Levanta la cabeza cada 20 ó 30 segundos para orientarte. Practica en la piscina, levantando la cabeza cada 10 brazadas, sin parar de nadar, sigue dando pequeñas brazadas al estilo “waterpolista”.
  • Si te viene una ola espera a estar en la cresta para tomar la referencia visual de la boya.
  • Cuando llegues a una boya, no empieces a nadar a lo loco, busca la siguiente boya nadando al estilo “waterpolista” unas cinco brazadas, fíjate cómo son las corrientes en tu nuevo rumbo y añade el punto de corrección adecuado.
  • Durante el calentamiento busca puntos de referencia en tierra firme, como pancartas y edificios cercanos que luego te sirvan de referencia.
  • Bordea la boya por fuera o te sacaran tarjeta roja y estarás descalificado.
  • En el tramo de vuelta hacia la playa déjate arrastrar por una ola, flota sobre la misma y bracea al máximo aprovechando esa segunda inercia. Se puede ganar una ventaja sorprendente agarrando buenas olas.
  • Cuando estés a punto de llegar a tierra firme no dejes de nadar hasta que no toques la arena con la mano. Si el agua te cubre por encima de la rodilla, pierdes tiempo intentado avanzar caminando.
  • Alterna la respiración por los dos lados, te ayudará a orientarte mejor.