Casi todos los ciclistas, por lo menos lo que hemos pasado largas jornadas en la bici, antes o después hemos tenido una incómoda sensación en las manos. A veces esta sensación es como de adormecimiento, mientras que otras es claramente un dolor en distintas áreas de la mano.

Aunque estas molestias son más comunes en ciclistas principiantes o cuando realizamos grandes cambios bruscos en nuestro entrenamiento o bici, creemos que lo mejor es prevenirlas tengamos el nivel que tengamos.

Vamos a ver 5 tips para evitar molestias y poder disfrutar al 100% de nuestras salidas en bici.

Relájate

La tensión es mala en la mayoría de los casos, y esto es así también en el ciclismo. Entre los ciclistas más “novatos” es común agarrar el manillar con demasiada fuerza, esto es incluso común entre los más avanzados cuando se enfrentan a pruebas o rutas “especiales”.

Para evitar que el nerviosismo nos afecte más de la cuenta, lo mejor es intentar relajarnos. Relajar las manos va a ser una de los mejores métodos para prevenir esas dolencias de las que hemos hablado. Prueba a apoyar las manos sin cerrarlas y moverlas constantemente cambiando de posición. De esta manera te aseguras de que no las bloqueas en la misma posición durante horas y evitas que la misma zona de la mano reciba una presión constante.

Además de las manos, flexionar los codos ligeramente y relajar los hombros como nos contaba Mark Beaumont en nuestro anterior artículo, puede ayudarnos en gran medida a evitar sobrecargar las manos.

Una buena forma de practicar esta postura es probando a soltar las manos del manillar mientras activamos el core. Mantener la postura durante unos segundos y trabajar por mantener el equilibrio nos ayudará a desarrollar un core fuerte y nos asegurará que nuestra postura es adecuada. Si tu técnica aún no es muy buena, puedes hacer estas pruebas en el rodillo o la bicicleta estática hasta que te sientas realmente có[email protected] con ella.

Ajusta la bicicleta correctamente

Un ajuste correcto de la bicicleta es increíblemente importante a la hora de prevenir una gran cantidad de lesiones y dolores. En este caso lo más recomendable es cuando estamos empezando en este deporte o nos compramos una bicicleta nueva, que alguien nos ayude a ajustarla correctamente.

Si ya te duelen las manos, entonces esto es lo que puedes intentar para que desaparezca el dolor.

Puede que tengas el manillar demasiado bajo: Llevar el manillar de la bici bajo es mucho más estético en general, pero también es cierto que si no lo ajustamos a nuestra altura, esto puede generarnos muchos problemas musculares.

Cuando te duelen las manos, lo último que querrás hacer es poner tanto peso en tus manos, cosa que seguro ocurrirá si no ajustas bien la altura del manillar.

La posición de las manos

Antes os hemos recomendado cambiar “constantemente” la posición de las manos en el manillar. En este caso una de las ventajas que nos ofrecen la mayoría de bicicletas gravel así como las de carretera, es la gran cantidad de posturas diferentes que nos permiten adoptar gracias a las barras, rampas y caídas con las que cuentan sus manillares.

Prueba con un manillar con cinta doble

Un “truco” común entre los profesionales y los ciclistas de ultra distancia es poner doble cinta en los manillares. Es tan sencillo como poner una cinta, y después otra encima de la primera.

De este modo, la el agarre tiene algo más de amortiguación y un diámetro mayor, lo que hace que el agarre sea bastante más cómodo. Lo mismo podemos hacer en las rampas, donde en lugar de tener dos capas de cinta, podríamos añadir una para aportarnos ese punto de comodidad extra.

Las cubiertas

Probar a montar unos neumáticos 25C por ejemplo, nos permite reducir el riesgo de pinchazo y pasar más cómodamente por zonas en las que el suelo no esté en buenas condiciones, reduciendo las vibraciones de la carretera y evitando que estas lleguen hasta nuestras manos.