El dolor es algo habitual en el mundo del ciclismo, es en parte lo que lo hace tan épico pero, puede que en ocasiones sintamos dolor en zonas que no corresponden o la intensidad del mismo no tenga nada que ver con la intensidad de la salida en bicicleta. El dolor de hombros y cuello suele ser uno de estos dolores, de los que no están directamente relacionados con nuestro esfuerzo sobre la bicicleta, si no con nuestra mala postura. Hoy te contamos como solucionarlo con 5 sencillos tips. 

Ajustes de la bicicleta

La mayoría de molestias o dolores que notamos en la bicicleta se pueden prevenir con un buen ajuste de nuestra bici. Para esto siempre recomendamos acudir a tu tienda o taller de confianza para asegurarte de que todos los ajustes están perfectos. 

Hay ocasiones en las que un manillar demasiado ancho o un cuadro más grande de lo debido pueden generar estrés innecesario en tus hombros y cuello. En cuanto a los reglajes, si no puedes contar con la ayuda de un profesional, siempre puedes pedir a un compañero de grupeta que se fije en tu postura al rodar en bicicleta, de este modo podrá decirte si el sillín o el manillar, por ejemplo, no están bien ajustados.

En cuanto a tus hombros y cuello, si eres de los que tiende a “meter” las orejas entre los hombros, debes corregirlo. El cuello debe ir estirado, haciendo que la espalda se alargue, como una tortuga cuando saca la cabeza. 

Posición de los brazos

En cuanto a los brazos, lo ideal es llevarlos en una postura relajada y ligeramente flexionados. Si los mantenemos demasiado rectos, entonces no los utilizaremos para amortiguar todos los baches de la carretera, lo que generará estrés y molestias en nuestros brazos, hombros y cuello.

Si ves que te resulta difícil mantenerte en una posición cómoda con los brazos ligeramente flexionados, podría ser porque tu reach sea demasiado largo, o incluso puede que la diferencia de altura entre tu sillín y tu manillar sea demasiada, lo que causaría que pusieras demasiado peso en el manillar de la bicicleta. 

Sillín

El ángulo del sillín también juega un papel importante a la hora de cuidar tu postura en la bicicleta. Si la punta está dirigida demasiado hacia abajo, entonces tu cuerpo se deslizará en exceso hacia abajo y hacia delante, poniendo más peso sobre los brazos,  lo que generaría un mayor estrés sobre los hombros. 

Aquí es importante encontrar una posición del sillín que resulte cómoda para nuestro asiento y nuestra espalda, pero que también ayude a aliviar peso de los hombros, liberando los hombros y el cuello. 

Mantente Flexible

Una vez has revisado tu bicicleta y te has asegurado de que tu postura sobre ella es la adecuada, es hora de revisar tu propia flexibilidad. 

La flexibilidad ayuda en gran cantidad de deportes, y más aún en aquellos en los que se mantiene la misma postura durante horas. Muchos Pros incluyen el Yoga en sus planes de entrenamiento, pero no es necesario llegar a eso para mejorar la postura en la bicicleta.

Con unos simples estiramientos de cuello o realizar rotaciones con los hombros pueden ser suficiente para mantener unos hombros y cuello relajados. 

Relax

Al final si salimos en bici es para disfrutar, pero aunque parezca mentira, relajarse en la bicicleta es algo que cuesta a muchos ciclistas aficionados.

Asegúrate de que tu postura es relajada y tu grip también lo es. No debes ir “tirado” en la bicicleta, pero tampoco tan tenso que te duelan todos los músculos después de cada salida en bicicleta.