Hoy en día todo el mundo o casi todo el mundo, tiene claro que la alimentación es una parte muy importante del rendimiento de cualquier deportista. Es por esto que es importante destacar dos conceptos básicos.

El primero es que la alimentación es un espacio muy particular en cada persona y es un área que debe atender siempre al principio de individualización. El segundo hace referencia a que no es lo mismo prepararse para un carrera, entrenamiento o salida explosiva que para una salida o carrera de larga distancia.

Una vez tenemos esto en cuenta, vamos a ver una serie de desayunos ideales para ciclistas con distintos objetivos en mente.

Avena

La avena es uno de los básicos, de hecho es considerada un súper alimento que ayuda a regular el tránsito intestinal y mantener un abdomen plano, pero además de todo esto, la avena es una carbohidrato de absorción lenta, por lo que aporta energía durante más tiempo.

La avena de por si no tiene apenas sabor, por eso es ideal mezclarla con fruta, yogur o incluso miel para un aporte mayor de fibra y energía. 

Una de las formas más comunes de consumirla es en forma de Porridge pero permite crear platos tan ricos como galletas, bizcochos, pancakes o incluso tomarla bebida en forma de batido.

Carne y huevo

Si nos vamos al otro extremo y en lugar de carbohidratos preferimos ingerir más grasas, entonces la carne y los huevos pueden ser un desayuno ideal. Uno de los grandes problemas que presentan las grasas, como las del bacon, es que son muy pesadas y tardan mucho en digerirse, por lo que si no dejamos bastante tiempo entre el desayuno y la salida en bicicleta, puede que nuestros músculos estén luchando con la digestión por conseguir algo de energía.

Mejor que carne, sería recomendable tomar grasas monoinsaturadas como las del aguacate. Este manjar aporta energía y grasas saludables y va perfecto con unos huevos, fritos o mucho mejor escalfados o cocidos y un poco de aceite de oliva. Además, si queremos aportar fibra y carbohidratos, acompañarlo de unas tostadas de pan integral pueden hacer que este desayuno termine siendo redondo. 

Café Bulletproof

Este café se puso de moda hace algunos años de la mano de la aparición del aceite de coco como otro súper alimento. Esta versión de café aporta mucha energía gracias a su carga de cafeína y a las grasas que nos dan la mantequilla y la leche de coco. 

Este es un café caro si lo pedimos fuera de casa, pero totalmente asequible si nos lo preparamos nosotros mismos. Para muchos ciclistas y deportistas de endurance, este café es en sí mismo un desayuno, gracias a que con la receta adecuada, puede aportar unas 441 calorías y actúa como estimulante físico y mental y además es muy keto, algo que siempre suena bien. 

Arroz

El arroz, igual que la pasta, es uno de los alimentos más comunes entre deportistas de resistencia, pero no es tan común tomarlo en el desayuno. En general, es mejor consumir arroz en su forma integral ya que contiene más fibra y retrasa la aparición del hambre. También su energía nos llegará más tarde y de manera más lenta, por lo que hay que calcular correctamente los tiempos antes de desayunar. Una de las ventajas del arroz hoy en día es que se puede tomar fácilmente en forma de tortitas, rice cake, harina o incluso como se ha comido siempre, en grano.

En el caso de que el arroz se tome en grano, es importante tener en cuenta que debe pesarse en seco para calcular las cantidades de energía que creemos necesitar, ya que si lo hacemos húmedo una vez lo hemos cocinado, podemos estar seguros de que nos quedaremos cortos.

Desayuno completo

En función de la aventura a la que nos vayamos a enfrentar, podemos optar por un desayuno completo y variado que nos asegure que ingerimos todo tipo de macronutrientes y estamos listos para rodar.

Un desayuno con una parte de carbohidratos de asimilación lenta, como la avena o el arroz integral, acompañado de dos huevos escalfados, un aguacate, una tostada de pan integral y un yogur, si están bien medidos y lo tomamos con la antelación adecuada, pueden crear el desayuno perfecto para enfrentarnos a lo que venga desde nuestra bicicleta.

Ahora ya no hay excusa para salir sin energía en la bicicleta, crea tu desayuno perfecto y ¡a devorar kilómetros!