El ciclismo de competición nació con forma de carrera de ultrafondo. La Burdeos-Paris, creada en 1891 fue, sin lugar a dudas una de las precursoras en este modalidad deportiva. Con el tiempo, este tipo de pruebas fue cayendo en cierto desuso, pero desde hace algunos años, estamos presenciando un auge que merece la pena recalcar.

Hoy en día, somos muchos los ciclistas que soñamos con enfrentarnos a una carrera de ultrafondo. La distancia, los lugares exóticos, en fin, la aventura que supone, despierta sensaciones muy diversas entre ciclistas de todo el mundo y para todos aquellos a los que se les ha pasado por la cabeza, cómo sería participar en una, os traemos una serie de consejos para estar debidamente [email protected]

Os traemos una serie de consejos para tu primera Ultrafondo de la mano de nada menos que Mark Beaumont, que ostenta el record de la vuelta al mundo más rápida en bicicleta. Lo consiguió en menos de 79 días!

Acostúmbrate a rodar varios días seguidos

Si acostumbras a hacer salidas en días consecutivos y estas están cargadas de kilómetros, es muy probable que ya te estés planteando la posibilidad de enfrentarte a una ultrafondo.

En estos casos, es recomendable realizar ciertos ajustes a tu bicicleta, ya que no es recomendable, especialmente en la primera carrera, llevar una postura muy agresiva en la bici. Como estamos hablando de largas distancias, lo más recomendable es liberar lo máximo posible el peso de las manos. Si la zona por la que estamos rodando es llana y segura, está bien colocarnos en una postura más aerodinámica, pero en líneas generales deberemos buscar cambiar las manos de manera constante para evitar dolores o heridas en zonas específicas de las manos.

Otro detalle importante es nuestro tronco, debemos buscar mantener una postura neutra en la que los codos estén razonablemente paralelos al suelo sin comprometer nuestra espalda. De esta forma, nuestro tronco será absorberá mucho mejor las irregularidades del terreno, retrasando la fatiga de forma considerable.

Lo contrario a esto sería tensar la espalda y los hombros de forma que nuestra cabeza acabe colocada casi entre nuestros hombros. Esta postura castiga mucho al cuerpo y no es nada recomendable para cubrir largas distancias.

Entrenamiento

Cómo acostumbrarnos a rodar durante 12, 20 o 30 horas seguidas es una de las grandes dudas que aparecen cuando pensamos en prepararnos una de estas pruebas. Es duro en cualquier caso, pero no es lo mismo prepararse para rodar durante 12 horas seguidas, que prepararse para hacer una ruta realmente larga, dormir dos horas y enfrentarse a otra ruta igual durante varios días seguidos.

En el caso de una ultrafondo, la clave está en nuestra capacidad para recuperarnos. No lesionarnos y mantener dolencias causadas por el esfuerzo a raya supondrá la diferencia entre ser capaces de enfrentarnos a un carrera de este tipo o tener que abandonar a la mitad. Para prepararnos para un esfuerzo de este calibre, necesitamos convertirnos en ciclistas muy completos.

El fit apropiado de la bicicleta y un correcto entrenamiento que cubra un amplio espectro de esfuerzos serán nuestro pasaporte a la meta. Esto significa que trabajar únicamente entrenamientos largos no nos asegura estar [email protected] para una prueba así. Entrenar en distintas zonas y trabajar distintas cadencias nos prepararán mucho más para el esfuerzo que supone un ultrafondo que simplemente hacer salidas de 5 horas a menudo.

Psicología

Si pudiéramos resumir en una frase lo que un ultra supone sería “Prepárate para sufrir”. Ya no solo estamos hablando de que probablemente rodemos solos una buena parte del camino, a eso hay que añadirle pocas horas de sueño, una alimentación que podríamos llamar no óptima,  y las inclemencias del tiempo. Nadie puede enfrentarse a algo así sin estar realmente concienciado o concienciada de lo que supone llevar tu cuerpo al límite, de salir con la bici cuando lo único que quieres hacer es dormir o seguir pedaleando cuando podrías parar en un bar a tomarte una cerveza.

Encontrar la motivación en lo que haces en lugar de lo que harás cuando hayas terminado es, sin lugar a dudas, el mejor enfoque que se le puede dar a estas pruebas. Saber que cuando las cosas vayan mal, irán a mejor, y que cuando vayan bien, empeorarán, te ayuda a mantenerte en el momento, seguir pedaleando y disfrutar a fondo de una experiencia así.

Tiempo

El tiempo vuela y es fácil que una pequeña parada a reponer fuerzas se convierta en media hora en un bar. Es muy importante tener un buen control del tiempo y de cómo perderlo o ganarlo puede afectar a las condiciones generales de la prueba.

No es lo mismo planificar un tramo de noche que enfrentarte a una carretera o caminos desconocidos porque te dio pereza levantarte antes. No es lo mismo a nivel de carrera y mucho menos lo es a nivel psicológico.

El control del tiempo, sin caer en agobios, es clave para optimizar nuestras posibilidades de finalizar la prueba.

Medicamentos

Enfrentarse a una ultra distancia significa estar [email protected] absolutamente todo el tiempo. Según vayan pasando las etapas, es muy posible que ese cansancio, en ocasiones se transforme en dolor. En estos casos está bien recurrir a un analgésico para poder continuar con la travesía, pero según vamos perdiendo más y más fuerzas y llevamos el cuerpo cada vez más al límite, entonces se recomiendo evitar medicamentos antiinflamatorios como el ibuprofeno. Una de las razones para esto es que estos medicamentos son bastante “agresivos” para el cuerpo, y dado que no estaremos con las fuerzas al 100%, muchos estudios han demostrado ser perjudiciales para los deportistas que se encuentran al límite de sus fuerzas.

Estamos seguros de que estos mini consejos de todo un Récord Guiness os darán una idea de lo que supone enfrentarse a un reto como este y esperamos que os haya ayudado a despertar las ganas de intentarlo si no estaba enter vuestro planes.